fbpx

novia

Etiqueta

Archivos

Déjame platicarte, ahora que la conmoción de organizar la boda ha pasado, de aquellas cosas que si pudiera regresar el tiempo y cambiar, lo haría.


El largo del vestido

Cuando escogí mi vestido y mi velo de novia no estaba pensando en la practicidad, sino en lo que había soñado y la verdad fue muy complicado llevar un velo catedral durante toda la ceremonia.

Ojalá hubiera escogido un vestido con la cauda que se recoge. En la fiesta todo el mundo pisaba mi vestido ¡algunos invitados incluso caminaron sobre el! Por si fuera poco, el largo no me permitía moverme con libertad y ni hablamos de ir al sanitario: fue la experiencia más bochornosa de mi vida, con 4 personas dentro de la misma cabina sujetándome el vestido.

Ser fiel a tu estilo

Aunque me veía guapa, ahora que checo las fotos hubiera preferido un arreglo más acorde a mi personalidad. Soy morenita y la verdad, un poco fachosa, así que un arreglo más natural que el que me hice me hubiera gustado más. En las fotos me siento “disfrazada” porque ahora que lo veo era muchísimo maquillaje para mi ¡siento que no soy yo!

¡Todo nuevo!

Es una costumbre estrenar todo el día de la boda. Yo lo hice y te voy a dar el recuento de los daños: ámpulas en los pies, marcas de mi fabulosa y muy nueva ropa interior y un poco de irritación. Todo era de la talla correcta, pero al ser nuevo, no estaba amoldado a mi cuerpo y sufrí bastante. Creo que me hubiera gustado probar todo antes, para evitar pasar incomodidades y dolores.

Para que no cometas errores como los míos a la hora de elegir tu vestido, te recomiendo que cheques esto.

No acudir a pruebas

Creí que la fama del estilista que escogí era garantía de éxito y dejé de lado las pruebas de maquillaje y peinado, además, porque implican un gasto extra (que todas nos queremos ahorrar).

El día de la boda por más que le enseñé fotografías nomás no coincidimos ni en ideas ni en estilo con el estilista: él quería hacerme lo que “me iba mejor” y yo quería las ideas que vi en Pinterest.

Resultado: un arreglo de novia no satisfactorio.

Tipo de escote

Otra del vestido: elegí el escote strapless o corazón porque se ve fantástico, PERO siempre tienes que estártelo subiendo porque inevitablemente se resbala.

¡DURANTE TODA LA BODA! Me la pase subiéndome el vestido, reconozco que no me veía nada elegante, pero era eso o que me lo apretaran más y marcara mi piel y me dejara rozaduras de esas que duelen bastante.

Ahora me hubiera gustado escoger un modelo con tirantes o al menos soporte en un hombro, siento que de esa forma sería más cómodo.

Manicure

Todas estamos de acuerdo en que las manos deben lucir bonitas, pero yo cambiaria mi manicure. Me puse uñas de acrílico y para la luna de miel me quedé con la mitad ¡las otras desaparecieron! Definitivamente me haría un gelish para la boda en lugar de un acrílico.

0 Comentarios
|

En las bodas religiosas siempre hay muchos simbolismos. Hoy te vamos a hablar de uno que ha perdido protagonismo pero que sigue presente en la iglesia y se refiere al cambio de familia de ambos.

A la Iglesia o templo deben llegar primero, el novio y su mamá o madrina, y el cortejo debe formarse unos minutos antes en el atrio y deben recordar que los hombres siempre van del lado derecho de las mujeres, tanto a la salida como a la entrada.

Es importante destacar que lo correcto es que el novio espere a la novia dentro de la Iglesia. Para saber más sobre el cortejo visita El ABC de la ceremonia religiosa.

 

 

Lo primero es tener bien definidos los lugares de los invitados en la ceremonia

Cuando la novia entra soltera a la iglesia y del brazo de su papá su lugar está del lado izquierdo del pasillo, por eso los invitados de la novia deben ocupar el lado izquierdo de la iglesia. Los invitados del novio van del lado derecho.

 

 

Se le llama cruce de familias al acto final de la ceremonia religiosa, cuando los novios cambian de lugar después de la misa y el novio se encuentra del lado izquierdo con los invitados de la novia y la novia de lado derecho con la familia del novio.

 

 

Este acto simboliza el cambio de familia pues ahora, la novia pertenece a la familia del novio y el novio pertenece a la familia de la novia. Caminar juntos por el pasillo de la iglesia significa el nuevo camino de vida que emprenden juntos.

 

Si quieres descubrir más tradiciones de boda, no dejes de checar nuestra sección de Tradiciones.

También te recomendamos nuestra sección de Planeación de boda en la que encontraras todo lo que necesitas para que tu boda salga perfecta y por si fuera poco, tenemos ideas DIY con las que seguramente podrás ahorrar en tu boda ¡no dudes en dejarnos tus comentarios!

0 Comentarios
|

Estimadas lectoras, el día de hoy tenemos una confesión de una lectora que no se quiere casar por la iglesia, estamos convencidas de que entre todas podemos resolver su problema, así que déjanos tus opiniones en los comentarios

 

“Mis dudas han traído un montón de problemas a mi relación, porque a pesar de estar segura del amor que tengo por mi pareja, la realidad es que no me quiero casar por la iglesia.

Existen muchas cosas en la vida de una mujer, que son hechas por el mero gusto de complacer a otros. A veces usamos ropa que no nos gusta, asistimos a eventos que no son de nuestro agrado o simplemente dejamos de comer cosas deliciosas porque engordan y la cosa no es ser gordita sino bonita.

Cuando te vas a casar ocurre algo similar. A las mujeres siempre nos colocan un reloj, una especie de tic-tac en la cabeza que solo se detendrá cuando al fin nos casemos.

Casarse es un acto de amor puro y de confianza en una relación de pareja. Para mí el matrimonio es un trámite, porque el verdadero compromiso surge del amor de dos personas, cuando sientes, dentro de la profundidad de tu alma, que es la persona con la que puedes llegar a vivir una vida plena y feliz.

Casarse por la iglesia siempre me ha resultado un tremendo acto de exageración. Claro, hay quienes siempre tienen esa ilusión, pero en mi caso nunca fue así. Para mí el acto de comunión de dos alamas es mirarse a los ojos y saber que tu corazón está seguro en lo profundo del pecho de tu pareja.

Otra cosa es la voz de tu pareja porque también cuenta y cuando me pidió casarme con él, a pesar de mis reservas dije que sí.

Dije que sí como parte de un acto de amor desinteresado, pero no sé si estoy segura de querer pasar por una boda de iglesia. Lejos de los baches de la planeación, de los problemas con los servicios y con las imposiciones del rito religioso, me pregunto ¿qué tan importante es?

La cuestión es que mi prometido me ha dado un ultimátum: o nos casamos por la iglesia o no nos casamos. Siento que mi pareja no me está entendiendo y me está obligando a casarme por la iglesia.

Aunque puedo ceder y acudir ese día, no me siento cómoda con la situación y pienso que por evitarme un problema con mi futuro esposo, estoy dejando de lado mis convicciones.

¿Ustedes que me recomiendan?”

Ana, 29 años

Si quieres compartirnos una confesión o deseas que te aconsejemos escríbenos a comunicacion.masqueunaboda@gmail.com Estamos seguras de que juntas podemos encontrar la mejor solución.

0 Comentarios
|
X